Viernes, 13 de enero de 2012

Tal vez algunos piensen que ha sido una total injusticia el desenlace final en el que ha parecido concluir el juicio contra los individuos responsables de Marta del Castillo.

Tal vez cuando digo que algunos piensan que ha sido una total injusticia dicho desenlace, crean que estoy de acuerdo con el fallo del Juez. 

Nada más lejano.

Pero por mucho que duela no estar de acuerdo con el fallo, creo que debemos recapacitar muy seriamente sobre hacia donde nos ha llevado aquello a lo que los cuidadanos de este pais nos gusta pensar que se ha de llamar JUSTICIA. 

Pues por mucho; que como expreso; duele, no podemos si no aguantarnos y reconocer que lo que el Juez ha expresado en su sentencia responde solo y unicamente a la LEY a la que los Españoles hemos aspirado durante muchos años. 

¿Por que cuantas veces hemos clamado ante los Tribunales que estos debían ser garantes de los derechos inalienables de los seres humanos?

Pues, miren ustedes por donde. Aunque sea extraño. En este caso determinado, el Juez del Caso Marta del Castillo, ha procedido tal y como cualquier persona perteneciente al pueblo Español, desearía que le tratasen.

Pero precisamente, en este caso, eso duele mucho.

Duele por que los participantes en la desaparición de Marta, no solo se han conformado con usurpar el derecho a la vida de la jovén Marta del Castillo.

Duele por que aquellos que participaron  en el crimen, han usurpado el derecho que tiene la familia a conocer el paradero del cuerpo de su hija, y poderle dar el descanso que ella (por encima de todo) tanto merece. 

Duele por que esos criminales, que no han cometido un delito, si no varios, han usurpado a los propios Tribunales, su derecho a que fueran juzgados con la verdadera JUSTICIA a la que todos aspiramos, mientras no somos nosotros mismos juzgados. 

Duele por que LA POLICIA, y los JUECES, se han visto atados de pies y manos ante unos mozos, despreocupados y socarrones, quienes con la LEY de su parte, han mentido a placer. Se han divertido a costa de las Fuerzas de Seguridad Publica, enviandoles de un lado a otro en busca del cuerpo inerte y sin vida de Marta, demostrando asi el respeto que sienten por el crímen que han cometido y por la persona a la que han dado muerte, asi como a su familia, y a la sociedad que ha contemplado con pasmo la indolencia de estos jovenes.

Todo ello perpetrado para causar un inmenso dolor a los familiares y una enorme perdida de tiempo y enormes costos a la Sociedad Española, los cuales son sufragados por el propio pueblo, es decir; por todos nosotros. ¿Acaso eso no es delito, tambien?

Unos criminales que han demostrado una asombrosa sangre fria, la cual han podido mantener gracias a sentirse protegidos por la Ley. Una Ley  que les servía a ellos, en lugar de servir a aquellos a los que habian sido cercenados sus derechos.

Una Ley que les permite mentir para protegerse. 

Una ley que protege a aquellos que con sus mentiras y desfachatez, no respetan ni a los Jueces ni a los agraviados por sus actos. 

Tal vez haya visto muchas películas Americanas en mi vida. Y es muy probable que este muy equivocado. ¿Pero? ¿Acaso en nuestras Leyes no esta contemplado la falta de Perjurio?.

El Perjurio, significa en algunas leyes una falta muy seria que implica que el acusado al mentir pierde su credibilidad pues es incapaz de sentir respeto por el tribunal que le juzga, (pues cree que los tribunales no merecen ningún respeto) .

El Perjurio significa que quien miente ante un tribunal se mofa de las Leyes y de todos a los que la Ley ha de proteger, incluyendonos a todos los habitantes de este país en el mismo saco.

El Perjurio en este Pais, a mi entender, debería significar que aquel que miente en su declaración ante un Juez,  aun siendo con la intención de protegerse, debería perder fulminantemente sus derechos, pues no respeta ni las Leyes ni a los Tribunales, de las que emanan sus propios derechos, ni los derechos de sus conciudadanos. 

Y para dar fé de esta potestad legislativa de los tribunales, aquel que falte a la verdad,  y con en habiendo faltado provoque mayores males por entorpecer  la labor de de clarificar los hechos a los investigadores de la policia, debería ser juzgado por dos delitos.

Asi pues debería ser juzgado  del delito del que hubiera sido  acusado  haber cometido (del que en resultar inocente por supuesto no habría de ser castigado). Sin embargo, habría de ser juzgado aun con mayor premura y  en primera instancia del delito de Perjurio, cuya condena habría de ser terriblemente severa, para disuadir a todo aquel que se crea mucho más sagaz que el sistema judicial.

En este Pais nos gusta pensar que si un día tenemos que enfrentarnos ante un tribunal, este nos tratará de manera equitativa, y velará por nuestros derechos.

Sin embargo, las Leyes que se han ido desarrollando a raiz nuestra aprobación de nuestra Constitución, se han vuelto tan Garantistas que no tienen en cuenta que aquellos que carecen de respeto por las Leyes y dan cumplidas muestras de ello, burlandose de aquellos que han de hacerlas cumplir, y de aquellos a quienes han herido, que  realmente no merecen recibir mejor trato que el que ellos han prodigado a sus vecinos.

Sin embargo no deseo hacer apología del ojo por ojo, aunque eso es terriblemente facil, pues teniendo sentimientos, estos le impelen a uno a desear el mismo mal a aquel que lo infringió primeramente. Sin embargo  esa practica deriva siempre hacia  la venganza personal, la cual esparce sus zarcillos de rencor sobre las partes que lo sufren.

Seamos Garantistas, Si, pero también seamos justos, con los justos, y sin caer en el odio y la crueldad, anhelamos  que se imparta un castigo adecuado a aquellos que no fueron justos entre nosotros. Pues es con un castigo adecuado y no igual o tamaño, como se da ejemplo de la grandeza del ser humano que camina hacia un mañana mejor para todos.

Un saludo y mi más sentido respeto hacia la Familia de Marta del Castillo.  


Tags: Marta del Castillo, Ley, Sentencia, Perjurio

Publicado por FrankRost @ 22:09
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios